ser un genio (caleb carr)

30 julio 2009

A juzgar por la manera en que seguía hablando y deambulando como un rayo por nuestras diversas habitaciones, en busca de parafernalia tan exótica como unas cucharillas, cualquiera se hubiera planteado con toda la razón si prepararse su propio té no le suponía a Sherlock Holmes un reto de mas envergadura que la mayoría de sus empresas científicas e investigaciones. Pero tan intrigado estaba yo con el mensaje que tenía en la mano, que a estas alturas apenas le prestaba atención. Cuando Holmes ladró algo así como <<¡Tabaco, Watson!>>, me las arreglé para sacar la petaca del bolsillo, pero luego me hundí en un sillón cercano, más ajeno que nunca a los incesantes comentarios de mi amigo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: